jueves, 14 de abril de 2011

PELIGROS DE TOMAR EL SOL

Un 35% de los padres con hijos mayores de 10 años, tiende a descuidar el cuidado y protección de los menores bajo los rayos solares. Frente a ellos, el 78% de los padres considera necesario el uso de protectores solares durante todo el año para sus hijos, cuando los niños tienen menos de 10 años. A partir de esta edad, la concienciación de protección de los pequeños de los efectos del sol desciende, y se aprecia cierta tendencia a descuidar la protección de los hijos a medida que se van haciendo mayores, lo que propicia que sean más vulnerables a los efectos dañinos del sol. Así se desprende de los datos preliminares del estudio “Comportamientos de protección solar y percepción de riesgo de cáncer de piel en la población española” realizado por el Observatorio del Cáncer de la aecc.

El estudio, que presentará sus datos definitivos en el mes de junio, ha permitido analizar los hábitos de exposición al sol entre la población española, así como la percepción del riesgo de una exposición inadecuada y el nivel de sensibilización hacia el cáncer de piel. España cuenta con un clima mediterráneo, en el cual el sol y las altas temperaturas están presentes en gran parte de los meses del año y de la geografía del país, aunque si bien, el momento de mayor exposición al sol continúa siendo durante los meses de verano y especialmente, durante las vacaciones. No obstante, la Semana Santa también es un período vacacional que los españoles aprovechan para descansar en la playa o la montaña. Por este motivo, la aecc recomienda que durante estas vacaciones se tomen medidas de protección solar.

El análisis del Observatorio del Cáncer desvela que la playa es el destino de vacaciones elegido por la mayoría de los entrevistados (50,2%), y todavía se mantiene el intervalo de 12.00 a 16.00h, en el cual la intensidad del sol es más fuerte, como las horas de mayor exposición al sol por el 42,6% de los entrevistados.

En lo que se refiere a los más pequeños, el estudio aprecia como los padres tienden a estar más pendientes de su protección y exposición al sol en las edades más tempranas, pero a medida que los niños crecen, y sobre todo a partir de los 10 años, el seguimiento o la constancia de los padres en cuanto a protección solar se ve disminuida. Esto provoca que los niños pierdan hábitos de protección que continúan en sucesivas etapas de la vida. El estudio del Observatorio del Cáncer desvela que existe conciencia general de que el solpuede generar quemaduras, cáncer de piel y envejecimiento de la piel. En definitiva, se aprecia que los mensajes de prevención y riesgos del sol van calando en la conciencia de la población, pero en la práctica aún se ve que hay cosas que mejorar.

Cuanto más temprano se tome el sol de manera inadecuada, sin protección y provocando quemaduras, aumentarán las posibilidades de desarrollar un cáncer de piel en la edad adulta.

Busca una noticia por dia de publicacion